mar

17

may

2016

LA LLAVE QUE ABRE LA PUERTA A LA CONCIENCIA Y PARTICIPACIÓN

Es común ver a las niñas y niños sonriendo, jugando y alimentando su infancia en compañía  de sus amigas y amigos, pero el observarlos en una faceta lúdica que combina el juego con el aprendizaje y fomentando el respeto hacia la naturaleza y el medio ambiente, resulta una digna experiencia de socializar.

 

En el departamento de San Marcos, Guatemala; la Asociación de Desarrollo Integral de Municipalidades del Altiplano Marquense –ADIMAM- con el apoyo de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo-AECID- y del Fondo de Cooperación Para Agua y Saneamiento –FCAS- de la Agencia  a través de la Unidad de Gestión Ambiental y Riesgos promovió en sinergia con las oficinas forestales municipales y las oficinas municipales de agua y saneamiento distintas actividades de educación ambiental, especialmente dirigidas a público infantil en  centros educativos de 5 municipios.

 

Para ello en las escuelas de los Cerezos del Municipio de Tejutla, Cantón Tocapote de Sibinal,  de la Aldea Las Manzanas y  Escuela Urbana de Río Blanco y Tacaná, así como dos centros educativos del municipio de San Marcos, fueron desarrolladas temáticas relacionadas a la educación ambiental entre las que figuran: El uso racional del agua, la relación suelo y naturaleza y  la importancia de la reforestación en zonas de recarga hídrica a través de ferias del agua,  charlas educativas y sensibilizadoras y prácticas de reforestación, logrando una participación global de 2,500 personas en su mayoría, estudiantes.

 

Sin duda estas actividades de educación ambiental permiten una interacción con los comunitarios y una llave importante para abrir la puerta a la conciencia y participación en favor de la protección de los recursos naturales y la sostenibilidad ambiental de los ecosistemas.                                        

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 0